Más Madrid reprocha a la Junta de Villaverde atraer "más contaminación" con la PAL M-40


El Ayuntamiento de Madrid concedió el pasado 21 de agosto la licencia de funcionamiento a la plataforma logística PAL M-40, en Villaverde. Lo hizo, como reprochan los partidos de la oposición, sin el previo estudio de movilidad prometido por el área de Desarrollo Urbano, que aún se encuentra en fase de ejecución. Este jueves la cuestión se debatió en en el Pleno del distrito, donde el vocal vecino de Más Madrid Pedro Luis Martínez acusó a la concejala-presidenta Concha Chapa de "mentir" y aportar "total desinformación" a los vecinos.

El representante de Más Madrid pidió explicaciones sobre el cambio de criterio del Consistorio, que en un primer momento supeditó la autorización al estudio del impacto que tendría este centro logístico en la zona. "Mariano Fuentes aseguró en agosto de 2019 que esta instalación no se pondría en marcha hasta que estuviera garantizada la movilidad que genere la actividad de la empresa", recordó. Por ello, Martínez entiende que se dio a los ciudadanos, contrarios al proyecto, una "falsa seguridad de que se podía impedir la licencia".

El vocal vecino también relató en la sesión plenaria los efectos nocivos que, a juicio de su partido, supondrá la PAL M-40 en materia de salud y medioambiental. Así, expuso que el Plan de Acción en Materia de Contaminación Acústica del año 2009 recogía como zonas de especial conflicto hasta cuatro puntos de Villaverde. "¿Estos problemas acústicos han desaparecido de la noche a la mañana?", ha planteado antes de reflexionar si la media de 2.000 vehículos diarios de entrada que se esperan en la plataforma "reducirán la ocupación del espacio, la congestión, las afecciones a la salud y la mejora en la calidad del aire".

En Villaverde se concentran otros tres centros logísticos de última milla, Segro Park, GLP y OnTime, que suman 94.000 metros cuadrados de superficie, y Más Madrid las considera "suficientes". Por ello, creen que esta nueva, que ocupará 152.000 metros cuadrados adicionales, supone continuar una política de priorizar "el bienestar del norte frente a la miseria y el conflicto del sur".

"Esto nos hace ver qué pretenden ustedes para el distrito: un modelo que genera desigualdad, más contaminación, mayor incidencia del vehículo pesado y privado, menor movilidad sostenible y menor participación ciudadana", espetó Martínez a la concejala de Ciudadanos Concha Chapa. Esta, por su parte, alegó que estas plataformas eligen Villaverde "porque tiene una situación privilegiada". Además, informó que la Junta de Distrito ha licitado un "ambicioso" estudio de incidencia sobre la movilidad de la plataforma en el que se plantean "hasta cinco escenarios distintos".

Pendiente la licencia de actividad

El asunto también se abordó en la última comisión de Desarrollo Urbano, Obras y Equipamientos, celebrada el pasado 23 de septiembre. En la misma, la concejala socialista Mercedes González denunció que el Gobierno municipal "incumplió el compromiso al que llegó sobre la vinculación de la plataforma logística con soluciones a la movilidad en la calle Eduardo Barreiros -donde se ubica-" y de tratar a los vecinos de Villaverde como "menores de edad".

Mariano Fuentes, delegado de Desarrollo Urbano, matizó entonces que la licencia tramitada solo compete al funcionamiento de la plataforma en general, lo cual "no implica que vaya a comenzar la actividad económica" en la planta. Para esto último, precisó, el propietario o inquilino de cada una de las 13 naves debe solicitar su correspondiente licencia de actividad. Hasta ese momento, ninguno la había pedido.

Asimismo, el edil de Cs explicó que la autorización estaba condicionada a la remodelación de la calle Eduardo Barreiros, en la que se invertirán 12,9 millones de euros y que comenzará a finales de este año, y al nuevo estudio de movilidad que "se encuentra en fase de desarrollo". La llegada sobrevenida de la pandemia retrasó estos procesos y "llegado a este punto, la licencia se tuvo que conceder", argumentó.

El permiso para la construcción de la PAL M-40 se otorgó bajo el mandato de Manuela Carmena con una preinscripción que indicaba que no darían la licencia de funcionamiento hasta que no se desdoblase la vía Eduardo Barreiros. El promotor de las obras recurrió este punto al creer que se subordinaba una actuación privada a una tarea pública, por lo que no se ajustaba a derecho. Los servicios jurídicos del Ayuntamiento le dieron la razón y exigieron que se eliminara esta condición "excesiva". Por ello, Mariano Fuentes esgrimió que "no existe motivo legal" para negarse a aprobar la licencia.

Pese a que se cumplan los parámetros urbanísticos, Más Madrid ha incidido en si el proyecto respeta la normativa ambiental. Su vocal Pedro Luis Martínez argumentó en el Pleno que el Plan de Movilidad Urbana Sostenible de 2014 señala que "los mayores conflictos se registran en la M-30 y la M-40" y que en hora punta el tramo de la M-40 que atraviesa Villaverde "está a un 90 o 100 por ciento" de su capacidad. Además, en la Avenida de Andalucía-Carretera de Villaverde la intensidad media diaria de tráfico es de 50.000 vehículos. Así, no creen que el centro logístico contribuya a una mejor seguridad vial ni reduzca la contaminación atmosférica en el distrito.

Fuente: MadridDiario