El movimiento vecinal presenta 15.000 alegaciones contra un crematorio.

"Crematorio, ni ahora, ni nunca". Con esta escueta frase resume Víctor Renes, portavoz de la Asocación Barrio de San Fermín, el sentir de los vecinos de los distritos de Villaverde y Usera ante los planes de la empresa Parcesa de construir un horno en sus actuales instalaciones de la avenida de los Rosales. Representantes de los colectivos ciudadanos de esta zona presentaron el pasado 8 de octubre, último día del periodo de información, 15.000 alegaciones contra la petición de licencia para crear la nueva infraestructura funeraria, en el registro de la sede central del Ayuntamiento de Madrid, en la calle Montalbán.

"Se trata del segundo intento oficial de Parcesa, aunque ya en 2006 pidió la eliminación de los 200 metros de distancia contemplados en la normativa. En 2011 presentó un recurso en la sala contencioso-administrativo del Tribunal Supremo que no prosperó, y el mismo Ayuntamiento ya les denegó la licencia en 2006", explica el portavoz vecinal.
sector funerario

A juicio de Renes, la actitud de la empresa tienen que ver únicamente con intereses económicos, para situarse en el sector, una vez que se produzca la remunicipalización de la Empresa Mixta de Servicios Funerarios el próximo año. "No le preocupa que incumpla los límites, ya mínimos, de salvaguarda de la salud de los vecinos de Madrid y de los barrios del Sur en particular", argumenta. Los residentes solicitan al Ayuntamiento que no sólo no se conceda esta licencia, sino que se tomen medidas para proteger la salud, se amplíe el radio de acción de limitación, y se remunicipalicen estos servicios.

APOYOS

Los residentes aseguran que tanto Ahora Madrid como el PSOE ya les han mostrado su apoyo. "Se han hecho eco de nuestras alegaciones y han anunciado que presentarán las suyas propias. El PP y Ciudadanos no se han puesto en contacto hasta el momento con nosotros", comenta Renes.
El concejal Ignacio Benito, responsable socialista en el distrito de Usera, asegura que su grupo se opone frontalmente a la construcción de un horno crematorio en el barrio de San Fermín. "La ubicación potencial de este equipamiento es ilegal, ya que a menos de 250 metros se encuentran diferentes zonas de viviendas y residenciales. Por tanto, según las ordenanzas municipales ese tipo de instalaciones están prohibidos al lado de zonas habitadas", comenta, indignado.

HOJA DE RUTA

El representante ciudadano adelanta cuál será la hoja de ruta del movimiento ciudadano en las próximas fechas. Tienen pendiente una reunión con los responsables del AGLA (Agencia de Gestión de Licencias de Actividades) y, posteriormente, solicitarán un encuentro con el Área de Medio Ambiente, "que es la responsable de la declaración de impacto ambiental de este proyecto", explica Víctor Renes. "De momento no tienen postura, lo único que nos han dicho es que aplicarán la normativa", concluye.

Enrique Villalobos, presidente de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (Fravm), presentó las alegaciones de este colectivo el mismo día y se muestra optimista. "El Ayuntamiento debe seguir el cauce legal, pero pensamos que es muy posible que no se le conceda la licencia", agrega.

En el radio de acción del tanatorio M-40 hay viviendas, centros educativos y comerciales, zonas verdes y espacios deportivos.

MULTITUDINARIA MANIFESTACIÓN EL 6 DE OCTUBRE

Bajo el lema 'Basta de contaminar los barrios del sur', vecinos de Villaverde y Usera salieron en una manifestación que finalizó a las puertas de las instalaciones funerarias. Al término de la misma, leyeron un manifiesto contra un proyecto que consideran perjudicaría la salud de los residentes.