Ir a clase entre vallas de obra

"Nos hubiera gustado que el instituto estuviera acabado hace un mes y que no llegaran los chicos hoy con vallas de obra en la entrada". Los padres del Instituto Juan Ramón Jiménez del barrio de Butarque (Villaverde) asistían hoy intranquilos al primer día de clase de más de medio centenar de alumnos de 1º de la Eso.

El ansiado instituto para el barrio -los vecinos llevan pidiéndolo desde hace seis años porque no había ninguno-, comenzó a construirse en marzo en vez de enero como estaba previsto y las obras seguían ayer a las diez de la noche, según la FAPA Giner de los Ríos y la asociación de padres del colegio Los Rosales.

Muchos padres están preocupados e inquietos por el estado de las obras. Desde la Consejería de Educación aseguran que las obras están acabadas, pero esta mañana se podía ver a obreros por las instalaciones, además de material de obra y zonas del colegio valladas.

"El lunes entregamos por registro una petición para entrar y ver cómo está el colegio, y nos dijeron que no habría problema, que viniéramos, pero hoy nos han dicho que no vamos a entrar. A lo mejor era preferible que empezaran el próximo jueves y nosotros estuviéramos seguros", aseguraba una de las madres.

En un principio, en la presentación de hoy, que ha durado alrededor de dos horas, los profesores han garantizado que cuando empiecen las clases el próximo jueves la seguridad será total. Hoy, sólo se han utilizado cuatro aulas, situadas en la planta baja.

Mañana acudirán por primera vez los alumnos de 2º y 3º de la ESO.
"Creemos que no se puede empezar un curso con las obras, el polvo, y que las ventanas tengan que estar cerradas", señalaba otra madre que ha acudido esta mañana al primer día de clase.

"Llevamos mucho tiempo con retrasos y mentiras por parte de la Consejería de Educación. Queremos ver cómo está el colegio y que no pase como en el colegio El Greco, que los chicos se tuvieron que marchar a Vallecas para dar clase", afirmaba otro padre.

Desde los colectivos de padres se recuerda además que el edificio "solo valdría para este curso" porque entrarían muchos más alumnos el próximo año, y recuerdan que la segunda obra todavía no se ha licitado. "En 2016 tiene que estar el gimnasio y bastantes aulas más", afirman los padres, que cerca del mediodía, después de que los alumnos salieran de la presentación con los profesores, se han sorprendido al ver cómo operarios colocaban el cartel con el nombre del colegio, algo que no se hizo ayer.

Desde la Consejería de Educación se explica que las obras están están "totalmente finalizadas, ha empezado el curso con total normalidad". Un portavoz añade que la dirección del centro estará "encantada" de enseñar las aulas, pero "en horario no lectivo".