La Sectorial de Medio Ambiente del PSM denuncia que el Ayuntamiento perpetra un arboricidio en Villaverde

De esta forma ha calificado el coordinador de la Organización Sectorial de Medio Ambiente del PSM (OSMA), Daniel Sánchez, la tala de 147 árboles en el antiguo cuartel de ingenieros del barrio de Ciudad de los Ángeles, distrito de Villaverde, “bajo el eufemístico pretexto de que estaban enfermos”.

“El proyecto de urbanización del Cuartel de Ingenieros se nos presentó a los vecinos y responsables políticos en 2011 con el compromiso de trasplantar el máximo número de árboles ya existentes y que en el caso de tener que talar alguno, se repondrían en igual o mayor número y con el mismo porte que los talados” señala Sánchez, quien recuerda que la Ley del árbol de Madrid de 8/2005, establece que no se debe talar ningún árbol y que en caso de que no quede otra opción, se repondrá un árbol nuevo por cada año de edad del que se tale.

“Sin embargo esto no es así. Se talan 147 árboles sin hacer ningún tipo de distinciones. No es posible ni que todos estén enfermos ni el mismo grado de enfermedad. Además, se ocultan los árboles talados en una operación de limpieza extrañamente eficiente y se paraliza la tala ante la presencia de periodistas y vecinos indignados… Y todo esto sin la presencia identificable de los servicios de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid como parece lógico que fuera. Esto huele muy mal”.

A juicio del coordinador de la Sectorial de Medio Ambiente, “la realidad es que si los árboles estaban enfermos no lo estaban ni más ni menos que el resto de árboles de Villaverde o de Madrid, víctimas de años y años de desatención” y, además, dado que a los vecinos de la zona se les ha indicado que se van a sustituir los árboles cortados por otros que se instalarán a ocho metros unos de otros, “es sencillo adivinar que se van a reponer solo la mitad de los talados lo que es una absoluta barbaridad y un incumplimiento flagrante de la Ley del Árbol de la Comunidad de Madrid, que como ya decía, establece la obligación de plantar un árbol nuevo por cada año de vida”.

“No vale hacer la trampa diciendo que los árboles cortados en Villaverde se plantarán en el Barrio de Salamanca”, ha terminado diciendo Daniel Sánchez, quien ha exigido al Ayuntamiento de Ana Botella “que cumpla con su obligación de mantener cuidado y con salud el patrimonio arbóreo de nuestra ciudad y que busque soluciones menos agresivas a problemas derivados de su ineptitud e incapacidad”.