Apuñalado por su hermano en Villaverde

Jesús H.C., de 41 años de edad y nacionalidad española, fue apuñalado en el pecho ayer por su hermano Javier, de 32, en el domicilio de ambos tras una discusión familiar en la que también estaba presente su padre, Modesto, que recibió un corte en el cuello, aunque no precisó de ingreso hospitalario.

Su hijo Jesús, por contra, se encontraba ingresado al cierre de esta edición en el Hospital 12 de Octubre con pronóstico grave, según informaron fuentes de Emergencias Madrid.

Los hechos ocurrieron en torno a las cinco de la tarde en el número 115 de la calle Moncada, en Villaverde. Unos vecinos llamaron a la Policía Nacional, alertados por el barullo de la trifulca familiar.

Cuando los agentes llegaron al lugar de los hechos se encontraron a un hombre consciente pero cubierto con una toalla llena de sangre y a otro que, nada más percatarse de la presencia policial, comenzó a huir.

Tras detenerle, los agentes constataron que los dos varones eran hermanos. Javier, el presunto agresor, reconoció entonces que había tenido lugar una discusión en la casa, en la que se habían intercambiado golpes. Asimismo reconoció haber apuñalado después a su hermano Jesús, cuando este trataba de defender a su padre que, pese a todo, sufrió un corte superficial en el cuello, según informaron fuentes policiales.

Javier confesó a los agentes que le había clavado un cuchillo a su hermano en el pecho y que había escondido el arma utilizada, un cuchillo de de cocina de 20 centímetros de longitud en un buzón de su portal, junto con otra arma de características similares. Ambas fueron requisadas por los policías tras comprobar que el detenido había limpiado la sangre.

Minutos después llegaba una dotación del Samur que se llevaba del lugar a Jesús directamente a la UCI del Hospital 12 de octubre con pronóstico grave, debido a la herida producida por el arma en el hemitórax izquierdo y la consecuente pérdida de sangre.

Los agentes subieron entonces al inmueble, donde constatan que allí se había producido una pelea grave, al ver que en la casa había sangre por todas partes. En el lugar se encuentran a Modesto y a su esposa, María Jesús, madre de Jesús y Javier. La mujer fue testigo del altercado, aunque no se vio implicada de manera física.

Al parecer ambos hermanos sufren trastornos mentales, aunque sólo Jesús sigue un tratamiento. Javier habría montado en cólera tras recibir una multa, lo que habría originado el suceso.